LOS SECRETOS E LAS VENTAS: cómo trabajar el estrés a tu favor para vender más

¿Te has parado a pensar en cómo afecta el estrés de un comercial al número de ventas? De eso vamos a hablar en el post de esta semana.

Comenzamos recordando la “Frase de la semana” publicada este pasado lunes y que ya nos hace un pequeño spoiler sobre el tema: “A veces, lo más productivo que puedes hacer es relajarte” de Mark Black.

¿Te has parado a preguntarte por qué cuando quieres hacer una cosa tan bien que tus niveles de estrés se elevan, es cuando precisamente te salen las cosas peor? ¿O simplemente te sientes una persona menos productiva, creativa o resolutiva cuando te estresas demasiado? El exceso de estrés por hacer algo realmente bien es lo que te está frenando. Sabes que eso que estás haciendo puedes hacerlo aún mejor, pero por alguna razón que no entiendes no te sale bien, te bloqueas, no se te ocurren ideas,  no te sientes capaz de resolver conflictos, etc. Es el nivel elevado de estrés lo que te está frenando a la hora de pensar o incluso a la hora de tomar las decisiones correctas. Es como cuando estás pasando una verdadera mala racha que te tiene emocionalmente agotado y te das cuenta de que cometes muchos errores, o tienes muchos accidentes. Está demostrado que mientras más estrés tenemos y más descontrolado, más accidentes sufrimos porque no estamos plenamente conscientes del momento presente, ni recibimos toda la información que necesitamos en cada momento de manera realmente óptima, porque nuestro cerebro está en “modo supervivencia” y deja atrás información y detalles que realmente son importantes para que el resultado sea el ideal.

Para empezar y para comprender esto, lo primero que debemos de conocer es que el estrés en sí no es malo ni bueno, simplemente “es” y como tal, todo dependerá no de su ausencia o existencia, sino del punto en el que se encuentra en la escala de niveles. Vamos a verlo a continuación para comprenderlo un poco mejor.

Existen 3 tipos de estrés:

  1. El distrés:

Se refiere al exceso de estrés. Este es el estrés del que todo el mundo habla verdaderamente cuando hablamos de estrés y es un error, puesto que es solo un tipo de estrés dentro de los cuales son dos tóxicos y uno es saludable y necesario.

Cuando hablamos de distrés hablamos de una situación emocional en la que nos sentimos bloqueados, no somos capaces de reaccionar ante cualquier situación, no estamos capacitados para tomar decisiones correctas y además, nos encontramos más propensos tanto a cometer fallos, como a enfermar y a que nos debilita las defensas. Además de todo esto, el exceso de estrés nos hace menos productivos y creativos. Si esta situación se mantiene en el tiempo, puede desembocar en desmotivación, pérdida de interés y de ilusión, además de padecer ansiedad y depresión.

.

Hombre con possits pegados

Fuente: Unsplash.com

Entonces si lo enfocamos al mundo de las ventas, ¿Te imaginas intentando producir ventas en un estado de distrés? No sería posible ya que esos mismos niveles de estrés nos bloquean a la hora de ser productivos, resolutivos y creativos, por lo que no encontraríamos la manera adecuada de convencer a la persona que tenemos delante. Un vendedor con distrés lo único que podrá conseguir es repeler a los clientes potenciales, en su ansia de poder vender un producto más sea como sea.

  • El hipoestrés:

Cuando hablamos de hipoestrés, estamos hablando de la ausencia total de niveles de estrés. Podría parecer algo positivo y deseable y de manera equivocada es lo que la mayoría de las personas esperan obtener. Sin embargo, al igual que el distrés este estado es tóxico para nuestro estado mental, emocional y nuestra salud, el hipoestrés es igualmente negativo, sobre todo si se mantiene en el tiempo.

El hipoestrés consiste en la pérdida de interés y motivación por todo. Una persona que padece de hipoestrés no tiene el más mínimo interés de llevar a cabo nada, por lo que simplemente no hará nada. Mientras deseamos no tener ningún nivel de estrés para supuestamente no sufrir (pensamiento erróneo), las personas con hipoestrés no tienen la fuerza necesaria para tomar acción en nada, simplemente no sienten nada por aquello que quizás en algún momento de su vida les movía por dentro. Entonces, una situación de hipoestrés nos frena y nos aleja de cualquier propósito que podamos desear.

¿Consideras que un vendedor que se encuentra en este estado, se encontrará en las condiciones idóneas para vender? Claramente la respuesta es NO.

Este estado mantenido en el tiempo también puede desembocar en desilusión por la vida y por lo tanto, depresión.

  • El eustrés:

Aquí está la clave verdadera para poder tomar acción en aquello que realmente deseamos conseguir.

El eustrés es justamente el punto medio y equilibrado entre el distrés y el hipoestrés. Cuando hablamos de eustrés, estamos hablando del punto justo en el que tenemos el nivel de estrés ideal que nos permitirá tomar acción, buscar soluciones a los conflictos, resolver problemas, echar mano de nuestra creatividad y tener la motivación suficiente para llevar a cabo cualquier propósito que tengamos.

¿A que cuando haces algo que te gusta y te impulsa sientes como un fuego por dentro que te empuja a seguir? Pues eso es el eustrés.

Así pues, un vendedor que tiene este nivel ideal de estrés, se sentirá capacitado y a la altura para encontrar la manera de crear más ventas. Una persona que se encuentra en este punto, puede resolver posibles conflictos con el cliente potencial e incluso podrá con su creatividad mejorar su oratoria, su carisma y su influencia. Una persona creativa es capaz de trabajar mejor su propia imagen para llegar a más gente.

Cuando un cliente potencial se encuentra con un vendedor en ese punto ideal de estrés, percibirá una energía que le hará ver al vendedor como alguien competente, resolutivo, creativo y que cree en lo que está vendiendo. A parte de eso, se mostrará como alguien que disfruta de lo que está haciendo.

¿Cómo puedo notar que estoy en el nivel de eustrés? Pues cuando fluyes, si sientes que fluyes con lo que haces como fluye el surfista que se convierte en la ola y se deja llevar por ella para precisamente no caer, ese es el sitio, ahí es.

Entonces, entendemos que el eustrés se encuentra justo en el punto medio y que este punto medio es óptimo para ser productivos, creativos y motivados en el punto justo, entonces lo entendemos todo.

Un comercial venderá más y mejor si se encuentra en el punto justo del eustrés, que si se descontrola emocionalmente debido al exceso de estrés, o por lo contrario, si no siente absolutamente ninguna motivación o ilusión por lograr una venta más.

Es la paradoja a la hora de vender, venderás más cuando te relajes y no dependas tanto de esa siguiente venta que tienes que hacer. Es como cuando persigues algo que nunca alcanzas, todo se debe a esa ansiedad por vender. Sin embargo cuando dejas de perseguir, es cuando esa venta ocurre más fácilmente.

Entonces, ¿Trabajar el estrés a nuestro favor realmente influye de manera positiva en la calidad de las ventas? La respuesta es ¡Por supuesto! El mejor comunicador ganará más puntos a su favor para vender lo que tiene, y esa comunicación se verá siempre influenciada y enriquecida si nos entrenamos en el estrés adecuado a la hora de vender.

¿Cómo podemos comenzar a sentir ese estado ideal de estrés?

  • Comportándonos como si ya hubiésemos vendido 50 de ese mismo producto en las últimas 24 horas: es decir, sin la ansiedad de necesitar vender a esas personas en concreto. Cuando un vendedor se muestra tranquilo y seguro de sí mismo, está enviando el mensaje de que si no vende en ese mismo momento ¡No pasa absolutamente nada! Además de estar enviando también el mensaje de que cree en lo que vende y lo que vende es bueno, por lo tanto está tranquilo porque sabe que a ese cliente o al siguiente, venderá.
  • Siendo conscientes de que nos hacen falta muchos “No” para recibir un “Sí”: así que tenemos que estar dispuestos al rechazo. La persona que es consciente y toma los riesgos de exponerse a muchos “NO”, son las que más “SÍ” acaban obteniendo al terminar el año. Es cuestión de crear las probabilidades.

Vamos a ver un ejemplo que seguro te parecerá muy curioso, pero es perfectamente comparable a lo que estamos hablando, ya que funciona del mismo modo. Seguro que habrás oído alguna vez a más de una persona decir que cuando tienen pareja “ligan” más ¿A que sí? ¿Sabes a que se debe ese curioso fenómeno? Se debe a que esa persona antes de tener pareja, seguramente quería conocer a alguien y ese deseo que pudo ser en su caso algo ansioso, hacía que de manera inconsciente las demás personas pensaran que no era tan “válido” o “válida” para ellas y hacía que las personas con las que podía tener posibilidades, sintieran cierto rechazo. No agrada a ver a las personas ansiosas cuando se te acercan para conocerte, quizás es hasta algo muy sutil y poco perceptible, pero realmente se percibe y repele. Sin embargo, en cuanto es persona tiene pareja y está feliz con su ella, de repente se relaja y se encuentra a gusto. Es entonces cuando ese deseo de conocer a alguien desaparece y es entonces cuando el resto de personas la perciben desde otra perspectiva y puede verse hasta más atractiva. En realidad era físicamente igual de atractiva antes, sin embargo ese estrés por querer conocer a alguien repelía al resto de personas y ahora ya no.

Pues así funciona el estrés. Mientras más relajado o relajada te encuentres, más posibilidades de conseguir resultados en las ventas tendrás.

Entonces, ¿Cómo podemos trabajar el estrés en la práctica? Vamos a conocer a continuación algunos tips prácticos y sencillos a continuación para poder trabajarlo nosotros mismos.

Mano con bombilla encendida.

Fuente: Unsplash.com

Tips prácticos:

  • Meditar: la meditación debería de ser tratada en todos los ámbitos como la alimentación o como el beber agua para estar hidratado. Crear este nuevo hábito nos ayuda a gestionar nuestra mente y nuestro estado emocional. Está demostrado que las personas que meditan habitualmente gestionan mejor el estrés y la ansiedad. Cuando tenemos este hábito, es más sencillo situarnos en el nivel del eustrés. ¿Piensas ahora que meditar es algo inútil o vanal?
  • Hacer ejercicio físico al menos 3 veces por semana: el ejercicio físico nos permite descargar el exceso de estrés y nos permite mantenernos en el nivel ideal. Tengamos en cuenta que si tenemos una vida sedentaria, el estrés puede acumularse y a largo plazo notaremos problemas por ello, entre ellos por ejemplo el riesgo de padecer ansiedad.
  • Priorizar: crear una lista de todo lo que tenemos que hacer, ideas, inspiraciones y ordenarlas por orden de urgencia nos permitirá sentirnos mejor y menos estresados, ya que llevaremos a cabo antes aquello que realmente sea necesario.
  • Organización productiva del tiempo: junto con el punto de priorizar, llevar por ejemplo una agenda con la lista anteriormente mencionada e ir tachando aquello que vamos haciendo, nos hará sentir mejor y más productivos al final del día. De esta manera podemos observar de un simple vistazo al final de la jornada que efectivamente hemos hecho más de lo que pensaríamos si no tuviéramos esa lista agendada. ¿Te suena eso de “Tengo la sensación de que no he hecho nada en todo el día”? Pues de esta manera evitaremos esa sensación.
  • Poner objetivos que nos motiven realmente: es necesario procurar que aquello que hacemos realmente nos lleve a un objetivo claro y concreto y que ese objetivo nos motive. Tenemos que saber a dónde realmente nos lleva el camino que estamos escogiendo. ¿Te suena esa sensación de levantarte todos los días para trabajar, pero al mismo tiempo no saber a dónde vas? Pues cuando nos marcamos una meta concreta y llevamos un camino coherente con ello, es cuando realmente notamos esa motivación que nos ayuda a mantenernos en ese nivel de eustrés ideal.
  • Visualizarnos con ese objetivo cumplido en el presente: por supuesto no puede faltar la visualización. Imaginarnos en esa meta ya cumplida, en ese objetivo realmente deseado es la gasolina que nos impulsará a tomar acción cada día.
  • Comportarnos como si ya hubiésemos obtenido los resultados deseados: esto nos ayudará a evitar esa ansiedad que nos bloquea. Cuando nos sentimos bien porque sentimos que ya tenemos eso que hemos deseado (sentir el deseo como algo ya pasado), entonces es cuando nos encontramos en ese estado comentado anteriormente en el que no tenemos la necesidad imperiosa de vender ahora con el cliente actual, sino que sabemos que todo va bien y va a ir igual de bien porque venderemos ya que creemos en nuestro producto.
  • Entrenar una mentalidad positiva: esto también necesario, nos permitirá ser conscientes de que 5 “No” seguidos no significa que nos vaya mal, sino que estamos más cerca del siguiente “Sí” que está por llegar. ¿A que no lo habías pensado así?

Todos estos puntos de manera equilibrada y coordinadas entre sí, nos ayudará a mantenernos alejados tanto del hipoestrés como del distrés, manteniéndonos en un punto medio que aunque pueda moverse de vez en cuando a cierto punto opuesto, los márgenes se mantendrán siempre de una manera coherente y saludable.

¿Cómo sientes que funcionas tú con tus niveles de estrés? ¡Te leo!

Eva María Arrabal Martín

LOS SECRETOS DE LAS VENTAS: La persuasión ética

¡Me alegra inaugurar con este post la nueva sección “Los secretos de las ventas”, dedicada a las habilidades para vender!

En este primer post hablo sobre la persuasión ética y su necesidad para ganar confianza y fidelizar clientes, y en la línea de la frase de la semana que hemos visto el pasado lunes: “Nada tan estúpido como vencer. La verdadera gloria está en convencer” – Victor Hugo, vamos a dar comienzo a esta sección…

Ya sabemos que la persuasión es una manera de comunicarnos socialmente. Este término se refiere concretamente al hecho de convencer a otras personas con el fin de que compartan nuestra visión sobre algo, opinión, filosofía o forma de ver algo, bien con un objetivo personal o económico. Cuando persuadimos a alguien y lo logramos con éxito, podemos incluso cambiar totalmente su opinión desde un punto de vista, a otro totalmente diferente.

Para persuadir necesitamos un mensaje y una serie de estrategias para que ese mensaje cale hondo en la otra u otras personas, haciendo que la otra parte cambie parte de su forma de ver ese algo sobre lo que estamos debatiendo, o lo cambie por completo. El uso de esas estrategias se considera todo un arte y existen personas que lo manejan con gran maestría logrando persuadir incluso a grandes masas.

En el terreno de las ventas podemos encontrarnos con vendedores realmente buenos que convencen para comprar su producto de una manera magistral. Una combinación de simpatía, seguridad en uno mismo, carisma, liderazgo y otras tantas habilidades pueden conseguir lo que en un principio puede parecer casi imposible. La persuasión no es solo una habilidad en sí, sino que abarca muchas habilidades como las que acabamos de nombrar, e incluso otras diferentes habilidades que en conjunto forman la persuasión en sí misma.

¿Qué podemos conseguir con la persuasión?

Con el uso de la persuasión podemos hacer que la parte a la que le estamos dando el mensaje cambie de opinión o visión sobre algo y acabe pensando como nosotros o como a nosotros nos conviene que piense. Con eso podemos lograr circunstancias como seguidores, aliados que nos apoyen o defiendan, clientes, amistades, etc. El objetivo como hemos dicho anteriormente puede ser tanto personal como económico.

PERSUASIÓN SIN MÁS VS PERSUASIÓN ÉTICA

Suena extraño éste título, ya que se supone que cuando hablamos de persuasión ética estamos hablando de persuasión en sí, pero no es del todo tan evidente.

Cuando hablamos de persuasión estamos hablando de todo lo que conlleva el acto de hacer cambiar la visión de otras personas y moverlas a nuestro terreno. Eso significa que la persuasión también abarca aquello que podríamos considerar como  “manipulación” o persuasión no ética, además del acto de “convencer” y ya sabemos que el acto de manipular a su vez conlleva el acto de engañar, “maquillar” o tapar cierta información con el objetivo de que la otra persona haga lo que queramos en ciertas circunstancias. Esto lleva a que la persona que ha recibido el mensaje manipulado se sienta engañada o estafada cuando descubre esa información que estaba cambiada, maquillada o simplemente omitida y eso acarreará problemas en el futuro si lo que deseamos es fidelizar, ganar confianza y que nos recomienden. Sobre todo si estamos hablando de las ventas. Si deseamos fidelizar clientes está claro que debemos de eliminar esa parte de la habilidad de persuadir, para tener más garantías de que ese cliente vuelva a comprar nuestros productos. ¿Realmente pensamos que podemos mantener a un cliente que se ha sentido engañado? ¿Qué ha comprado un producto pensando que era otra cosa tal y como le dijimos en el momento de la venta? La respuesta claramente es que no, así pues, la manipulación en estos casos no puede tener cabida jamás. Yo añadiría que en ningún aspecto de nuestras vidas la manipulación tiene cabida, pero si hablamos de ventas será más fácil de entender a largo plazo cuando realmente deseamos aumentar nuestra cartera de clientes fieles.

Pero, ¿En qué se diferencia exactamente la persuasión ética de la manipulación? Básicamente la diferencia radica en que como hemos dicho anteriormente, la manipulación se basa en la mentira o la omisión de parte del mensaje para obtener beneficios personales o económicos, mientras que la persuasión ética se basa en la claridad de la información con el objetivo de que el cliente potencial pueda evaluar mejor desde sus necesidades y circunstancias personales o económicas. Con esta segunda opción lograremos que si el cliente decide comprar, con más seguridad repita como cliente, además de aumentar las posibilidades de que nos recomiende a otras personas y ganemos más clientes.

A continuación vamos a ver un ejemplo en dos versiones para comprenderlo mejor.

Vamos a imaginar que deseamos comprar una casa y estamos visitando varias posibilidades. El vendedor de una casa en concreto nos va a persuadir para que compremos la suya haciéndonos ver que es la mejor opción. Nos comentará de todos los beneficios y las características positivas que tiene la casa que nos está enseñando con el fin de que nos decantemos por esa y no por otra. Puede apoyarse de otras habilidades y esetrategias como el lenguaje a la hora de comunicarse, la expresión no verbal o incluso los colores que use en su vestimenta. Si vamos más allá, el vendedor podría usar ciertas características nuestras a su favor, como por ejemplo si vamos con niños puede usarlo para decir que la casa se encuentra cerca de colegios o zonas de ocio infantil si es que de verdad los hay. Estamos viendo claramente que este vendedor está persuadiendo y lo está haciendo muy bien. En ningún momento está mintiendo, manipulando u omitiendo información, sino que está aumentando en lo posible la información acorde a nuestras necesidades para que nos decantemos por su oferta y no por otra.

Esto que acabamos de ver es persuasión ética.

Ahora imaginemos la misma situación, pero en este caso la persona que vende la casa decide usar mentiras, manipulación u omitir cierta información como podría ser por ejemplo que desde la casa se percibe excesivo ruido por alguna razón específica y en su lugar dice que es una zona muy tranquila y apacible. También podría añadir información que suena positiva a nuestros oídos cuando no es cierta en un intento desesperado por vender.

Esto que acabamos de ver es persuasión no ética o manipulación.

Viendo estos dos ejemplos, podemos ver las diferencias entre los dos tipos de persuasión además de tener un ejemplo de persuasión con verdadera maestría, sin necesidad de manipular.

Aún así y usando la persuasión ética, siempre podemos usar diferentes estrategias que alimentarán nuestra habilidad y aumentarán las posibilidades de atraer al cliente a nuestro terreno. Es decir, que con un mismo producto y un mismo mensaje pero usado de diferentes maneras, un vendedor podrá vender más que otro si esta habilidad se le da bien y eso ya depende no solo de su simpatía, sino de otras habilidades como puede ser la cercanía, la claridad, la seguridad en uno mismo, el carisma, la especial atención que le dé al cliente, su oratoria y otras tantas cosas que podremos ver en posts futuros.

A continuación vamos a ver una sencilla herramienta que nos ayudará a trabajar la persuasión para ganar la simpatía de la persona que tenemos delante de nosotros.

TIP

Rapport

El rapport es una herramienta con la que de manera sutil, podemos ayudarnos con él para acercarnos a la persona o personas que tenemos delante de nosotros. Consiste en imitar de manera discreta ciertos movimientos o expresiones tanto verbales como no verbales de la otra parte. De esta manera creamos un acercamiento de nuestra parte hacia la otra que hace ganarnos su confianza al estar dándole atención y comportarnos de manera similar a ella.

¿Esto a qué se debe?

Este curioso hecho se debe a que todo el mundo sentimos mayor simpatía y acercamiento hacia las personas que se nos asemejan en cierto modo. Bien porque se expresen, opinen, se muevan o vistan de manera similar a nosotros. Este hecho evidentemente se da en muchas ocasiones de manera inconsciente porque ya seamos similares en ciertos aspectos ¡Y nos sorprende! A mí me ha pasado por ejemplo el hecho de quedar con un cliente por primera vez y de repente vemos que vamos vestidos iguales o de manera similar haciendo de ese momento una anécdota curiosa. También suele pasar que de manera inconsciente por las dos partes, cuando dos personas sienten acercamiento, se simpatizan o se gustan, tienden a imitar ciertos gestos del otro como gesto de aprobación. Pero también puede hacerse de manera consciente para crear ese acercamiento, con el fin de que la otra parte se sienta más cómoda con nosotros.

Este gesto entra dentro de la persuasión ética porque simplemente es un gesto de acercamiento y atención hacia la otra persona, del mismo modo que también usamos un lenguaje positivo, somos simpáticos o sonreímos. Forma parte de la atención que le prestamos al cliente potencial.

Cuando comenzamos una comunicación con un cliente potencial podemos de una manera fácil y rápida comenzar a imitar de manera sutil ciertos movimientos suyos, tono de voz, palabras más comunes o gestos suyos. De esta manera, la otra parte de manera inconsciente se sentirá más cerca y más cómoda con nosotros, sentirá que le estamos prestando atención y además, comenzará a prestar más atención a todo lo que tenemos que decirle porque comienza a sentir confianza hacia nosotros al vernos similares. Entonces desea saber más.

Con este ejercicio estamos generando una comunicación más fluida y con reciprocidad.

Solo nos hacen falta unos minutos de comunicación para comenzar a notar que la otra parte se siente cómoda y confiada, que fluye con nosotros y que se interesa por nuestra información. Ya están aumentando las posibilidades de que se decida por nuestro producto.

Aún así y como estamos usando la persuasión ética, debemos de ser conscientes de que si el producto no termina de convencerle o le faltan ciertas características que esa persona busca y no le podemos ofrecer, igualmente no comprará. Pero sí habremos logrado ganarnos su simpatía quizás para otra oportunidad en un futuro.

Finalmente tengamos en cuenta que la percepción del cliente sobre el trato que se le dé, la cercanía y la experiencia de ese momento influirán en sus futuras decisiones.

¿Te ha servido este post? ¡Te leo!

Eva María Arrabal Martín